Blog Archive

Sunday, February 17, 2019

Las Motos de mi vida

Bienvenidos todos a esta nueva entrada. Me hace ilusión presentaros lo que va a ser una serie de vídeos cortos en los que presentaré, cronológicamente, las motos con los que he competido en mi carrera deportiva. No estarán todas, ya que las que utilicé al empezar a competir no tuvieron la suerte de ser retratadas, así que empiezo con mi Yamaha TZR 125 de 1991 con la que me estrené en circuitos grandes rodando por primera vez en el circuito de Jerez.

Aquí más abajo os dejo el enlace a la lista de reproducción de mi vida canal donde iré subiendo los vídeos de esta historia especial de las motos de mi vida. Espero que os entretenga. Gracias 




Antonio Maeso 2019
www.maeso.eu 

Saturday, January 12, 2019

Resumen NW200 2018 comentada

Hola a todos, os dejo aquí un vídeo resumen de las carreras acontecidas en la International North West 200 del año 2018 a los cuales he añadido mis comentarios para intentar hacerlo más disfrutable para aquellos que no dominan la lengua inglesa. Espero que os guste.


Sunday, December 23, 2018

Sergio Pastrana

Foto Diario de Jerez.

Hace dos días que me he enterado, y hace dos días que no dejo de pensar en él. Nuestro amigo Sergio Pastrana nos ha dejado. Una leucemia se ha llevado otra alma buena, esta con solo 33 años. Sabemos que la vida es injusta en muchas ocasiones, pero ejemplos como el de Sergio hacen que dicha afirmación quede incluso corta.

No sé muy bien por donde empezar, aunque tengo claro cómo terminaré...

Conocí a Sergio cuando él empezó a competir en el Campeonato de Andalucía de Velocidad. Sergio y su familia dedicarían el resto de su vida a la competición. Si tuviera que hacer una lista de los mejores pilotos andaluces de velocidad de los últimos 20 años tendría multitud de candidatos, pero seguro que Sergio estaría en ella. Un piloto de moto pequeña, dedicado, muy fino en su pilotaje, muy rápido, tan bueno en su avión de Yamaha Jog como en sus R6´s, y por supuesto un deportista de deportividad exquisita. Ganaría multitud de campeonatos, no solo en Andalucía, sino de España, en su segunda etapa como piloto, ya que, después de muchos años y éxitos, se tomó un breve tiempo de retirada tras lo cual volvió a la escena nacional justo cuando los tiempos de crisis cambiaron para siempre el panorama de la velocidad en nuestro país adaptándose a los nuevos vientos, en los que Sergio volvió a triunfar.

El caso es que los éxitos deportivos, por importantes que aquellos fueron, no llegaban a la suela del zapato comparándolos con los valores humanos de Sergio. El Sergio persona, el Sergio amigo, estaba a años luz por encima del Sergio piloto. Con el calibre de sus logros deportivos, imaginaos los significa la frase que acabo de escribir. 

Y no exagero un ápice, no me gusta hacerlo ni con los amigos. Y Sergio fue uno de ellos. Simplemente es lo que era y como se merece que lo definamos y recordemos. Sergio era un modelo a seguir, y una de las personas más maravillosas que me he encontrado en mi vida. No hace falta decir que, alguien así, en los oscuros, egoístas, interesados, falsos y llenos de gente de mal vivir paddocks del mundo de la competición de motos (y que me perdonen los pocos, y Sergio sirve de máxima expresión de ello, buenas personas que por generalizar estoy metiendo en el mismo saco), era como encontrar un oasis en el paddock. Recorrí todos los circuitos permanentes y urbanos de toda España durante veinte años y Sergio y su familia eran de esas personas que estabas deseando saludar al llegar a ellos.

No recuerdo si llegamos alguna vez a ser rivales en pista, creo que no, desde el principio fuimos él un piloto de 600 y yo de 1000, con lo cual siempre estábamos en parrillas diferentes, así que no pude disfrutar en competición de tener un rival con esos galones deportivos y humanos, aunque hubo un año en el que sí que compartimos mucho más. Como lobo solitario o superviviente selvático pocas veces he tenido compañeros de equipo, pero sin duda Sergio fue alguien muy especial con el que compartí colores en mi temporada en el CEV en 2006. Difícil tener un compañero mejor. Siempre colaborador, siempre dispuesto, siempre respetuoso, educado, sonriente, humilde, acogedor, generoso, y podría seguir gastando adjetivos del mismo calibre cual ametralladora disparando sin parar, y ni una de las balas sería injustificada o gratuita. Así era Sergio.




Cuando pasa el tiempo todo se olvida, todo se diluye, todo se termina resumiendo en los granos finos de arena en los que las piedras terminan convirtiéndose al final, para volver a ser piedras otra vez en el futuro, y con las personas esa fina arena son los rasgos esenciales de la personalidad, tan grande en el caso de Sergio, que perdurarán como un diamante en la memoria de los que le hemos conocido, brotando en nuestra mente, para darnos alegría de haber compartido momentos con él, en los duros momentos en los que las lágrimas aparezcan en nuestros ojos por la pérdida y rabia de lo injusta de su marcha. Momentos como este en el que a duras penas consigo terminar esta carta, abierta al mundo y para Sergio, y los que vendrán cada vez que nos acordemos de los grandes recuerdos que como persona Sergio dejó en todos los que le conocimos.

Descansa en paz, Sergio.

Tu amigo ‘el Mae’

Saturday, July 28, 2018

La Bañeza 1995

No son pocas las veces que se me pregunta por la carrera de La Bañeza y de si yo participaría allí o no. Como mucha gente me ha conocido en los últimos años como roadracer compitiendo en la Isla de Man, no conocen que anteriormente ya llevaba 15 años compitiendo a todos los niveles en carreras por toda españa. El otro día, hablando con mi amigo Jotilla, resulta que me pasó esta fotografía del momento de la parrilla de salida del Gran Premio de La Bañeza en el año 1995, en el que se me puede ver en segunda línea con el número 34 y mi Honda Nsr acompañado de mi padre minutos antes de dar la salida. Aquella era mi segunda y última participación en La Bañeza. Terminé 4° después de remontar posiciones toda la carrera, rodeado de los mejores especialistas en urbanas del momento y de motos muy bien preparadas. En aquellos temporadas de carreras entre bordillos jamás imaginé que terminaría compitiendo años después en las mejores carreras de carretera del planeta.



Tuesday, April 24, 2018

Vídeo del ambiente en el paddock del Motonavo 2018

Hola a todos. Todavía retumban los ecos de la carrera urbana en Motonavo 2018 en Begíjar y aún tenía en la cámara algunas imágenes curiosas del paddock de la carrera que he puesto juntas en este vídeo que espero disfrutéis. Saludos!

Motonavo 2018 imágenes sueltas y paddock comentadas.




Thursday, April 19, 2018

Piloto Del Año Motonavo 2018


Sin duda otro momento muy especial, como lo son siempre aquellos en lo que la gente te demuestra cariño y admiración por tu arte. Mi agradecimiento al evento Motonavo 2018 por elegirme su piloto del año. Con decenas de pilotos que se lo merecerían más que yo en nuestra geografía, para mí es un honor que hayan considerado mi vuelta a la Isla de Man en 2017, 4 años después de mi accidente, y mi quinto puesto conseguido, como merecedores de su homenaje. Mil gracias a todos los que lo consideraron, y a los que me ayudaron a conseguirlo. 


Antonio Maeso 2018 


Sunday, August 6, 2017

Serie BITS & PIECES o cómo preparé mi Lightweight 2017


En diciembre de 2015, tras tres años de ausencia de la carreras por una terrible lesión, con solo unos pocos sponsors técnicos y casi sin dinero propio, decidí partir de cero y preparar completamente una moto de carreras para la categoría Lightweight o supertwins de la Isla de Man y la NorthWest 200. Además, no sólo decidí (o tuve que) hacerlo solo sino que además elegí una montura que nadie antes había preparado para tal fin en suelo europeo y solo unos cuantos pilotos americanos empezaban a usar en Circuito en todo el mundo. La Yamaha Mt 07 con un motor de la versión australiana de este modelo.

Con 4000 euros de mis ahorros, mucha ilusión y la pertinente dosis de ingenuidad, cogí mi remolque y me crucé España para comprar la moto de segunda mano y en buen estado. A todo esto, y quizás la llama que me lanzó a hacerlo, en esas navidades había contactado con una casa de desguace de Australia que se prestó a ayudarme buscándome un motor de la versión australiana que cúbica 655 cc en vez de los 689 de la versión global. Ese motor venía en una caja en un barco mientras yo traía la moto a casa para empezar a prepararla.
 
Mil y un problemas aparecieron en el camino ya que en esta categoría tienes que transformar una ligera moto barata y utilitaria en una moto de carreras auténtica; una auténtica odisea para un piloto/mecánica privado y con los medios muy justos.

La BB8 MT07LA en el TT de la Isla de Man 2017. Recuerda que la serie de vídeos completa de su preparación está en muy canal de YouTube en esta lista de reproducción. 36 vídeos por si te aburres en algún rato o te perdiste alguno de la serie. No olvides comentar sobre los diferentes temas. Saludos! Bits & Pieces: http://www.youtube.com/playlist?list=PLMInijHGzcspEVlwJk7Co5c8A-r-kI2D2


Monday, July 17, 2017

Una Plaquita Que Cura Depresiones




Son una de esas cosas que ocurren cuando menos te las esperas y que, de repente, ponen un poco de luz en la penumbra. 
Llegar de Man siempre me ha producido la misma sensación aunque en diferentes intensidades. Es como venir de otro mundo, y aterrizar en la realidad... La dura realidad. Dejarte tantas horas, días, meses, un dineral que no tienes y que sufres, como muchos, para conseguir con tu trabajo, el cual, además, pierdes en el camino, hacen que la bofetada de calor que recibes al abrirse la puerta del avión en el aeropuerto a mi regreso de las 'islas de la velocidad', vaya mucho más allá de lo térmico y se clave en lo más profundo de tu autoestima. Se deshizo la carroza y se acabó el encantamiento. 
Miro atrás pensando que he cumplido. Primero con los que me ayudan y segundo conmigo mismo, asegurándome de que no dejo nada pendiente con nadie y de seguido paso a ponerme en modo hibernación, aunque sea a 40 grados a la sombra. Intento olvidar de donde vengo y quien soy allí (nadie, pero yo sí me siento especial cuando vivo mis sueños) y me aislo con mis listas de 'penitencia', es decir, todo aquello que he dejado atrás por priorizar mi temporada y proyecto deportivo, y que ahora tengo que retomar para poder seguir adelante como cualquier otro mortal. Interminables tareas para intentar no quedarme atrás y salir adelante a pesar del tiempo empleado en cosas que, una vez 'bajas del avión', te das cuenta de que realmente tendría que dejarlas para quien realmente pueda permitírselo, que hace mucho que no es mi caso (😕alguna vez lo fue?...). Trabajo, oposiciones? Arreglos de casa, familia, en fin, tantas de esas cosas que os sonarán de lo más normal para cualquiera en estos tiempos...
Y en ese momento de trabajo duro en la sombra, para poder empezar el otoño sin que se note mucho el año y esfuerzo entregado y derrochado a las 'pasiones', cuando más solo, indefenso y vulnerable te ves, aparece brillante y resplandeciente un pequeño trozo de metal grabado que resume e inmortaliza la conseguido y hace que la 'miseria' del día a día se vea con otro color. Un pequeño sobre con la dirección escrita a mano y con un sello que pone, Isle of Man 'World capital of road racing' Por todos los que alguna vez han conseguido esas pequeñas metas que nos hacen sentir bien y ayudan a seguir mirando adelante con optimismo. Hoy nada cambia a mi alrededor, pero me siento más fuerte. Va por vosotros, gracias. 

Antonio Maeso 

Saturday, June 10, 2017

Nota de prensa post TT zero Isla de Man 2017

 
Fotógrafo Barry Clay

El piloto Antonio Maeso hace historia al acabar su participación en el TT de la Isla de Man en una excelente posición en la categoría TT Zero a una vuelta al circuito de la montaña. 
El almeriense partía con el número 7, o sea, 60 segundos después del primero, Bruce Anstey (a la postre ganador de la prueba) y en solo su segunda vuelta al circuito de la montaña desde su accidente hace 4 años (solo pudo dar una vuelta en toda la semana de entrenos) veía como no perdía mucho tiempo con los primeros clasificados en los primeros compases de la carrera. Maeso fue aumentando el ritmo haciendo un parcial muy bueno en la parte más difícil del mismo en su camino a Ramsey para llegar a colocarse en situación momentánea de podido en ese sector. Volvió a la cuarta posición en su paso por la montaña cuando, de repente, su moto de paró justo a pie de la montaña en la famosa curva Creg'ny'Baa. Tras unos 30 o 40 segundos parado allí consiguió ponerla en marcha de nuevo para encontrarse con el mismo problema en la curva siguiente. Parecía una retirada definitiva cuando, otros tantos segundos después, la moto se puso en marcha. Entonces Maeso no pudo arriesgar nada y terminó las 3 millas que le faltaban al mínimo de gas para evitar el problema. 
La carrera fue ganada por Anstey, seguido de Guy Martin y Daley Madhison, compañero este último de Maeso en el equipo de la universidad de Nottingham que cerró una participación excelente después de una semana llena de problemas. 
Antonio Maeso relata así lo sucedido:
"la verdad es que he salido concentrado como nunca y sabía muy bien lo que quería y podía hacer. He estado a punto de que me saliera bien, llevaba mucho tiempo soñando con mi réplica de plata y casi un podio que he tenido en mis manos, pero la suerte no ha estado de mi lado esta vez. Tengo que dar las gracias al equipo y a todos mis SPONSORS por conseguir el hito histórico que ha supuesto my vuelta a la Isla de Man con la que doy por "pagados" mis errores del pasado. Un 2 de junio me equivoqué corriendo aquí y 4 años después he conseguido ponerme donde estaba y así borrar esta parte de tiempo que he sufrido tanto entre medio."

Antonio Maeso press 2017.

La piedra que se cruzó en mi camino a 200 km/h

 



Mi nombre es Antonio Maeso soy piloto de carreras y escribo esto durante mi séptimo tete de la Isla de man. Lo hago en la esperanza de que quizá sea de alguna ayuda para mis compañeros pilotos tanto del Tourist Trophy de la Isla de Man como del ManxGP y para cualquiera en general que venga a correr al circuito de la montaña los próximos años.

Fue exactamente hace cuatro años, era un domingo 2 de junio de 2013 en la carrera de super bike del TT de la Isla de MAN. El tiempo había estado jugando su papel y la primera carrera de la semana se había pospuesto un día del sábado al domingo. Eso era bueno para mí. La carrera de super bike del TT es de largo la que más estresa y demanda físicamente ya que vienes de dar un determinado número de vueltas durante los entrenos pero nunca con el ritmo tan tremendo que se exige en una carrera de seis vueltas con la super bikes en ese circuito.

Mi BMW de serie todavía era más rápida que yo en ese punto de la semana ya que venía de una semana muy difícil de entrenos y de la Northwest 200 debido a que me había perdido mi entrenamiento el último mes debido a una costilla rota que me hice jugando al baloncesto justo unos 30 días antes de desplazarme a Irlanda del Norte. Sabía que esa carrera de super bike iba ser un punto de inflexión porque a partir de entonces y debido al entrenamiento que supondría lo que ya había pasado más esa carrera de super bike, me encontraría cada vez mejor y podría ser un gran resultado en el senior TT que es para lo que estaba trabajando.

 

Como era habitual, mi velocidad iba aumentando con las vueltas así que conseguí dejar atrás al piloto Ian Mackman y su Norton después del segundo repostaje y meterme entre los 20 primeros de nuevo. Recuerdo que estaba acercándome a la curva llamada de gooseneck en la sexta vuelta de la carrera cuando noté que necesitaba usar mi último recambio de cubre pantalla pero que no pude encontrar. Lo intenté de nuevo al inicio del Mountain mile y me di cuenta de que en realidad se había caído y ya no estaba en la pantalla. Esto realmente me disgustó mucho ya que normalmente en la última vuelta de las carreras doy el todo por el todo y además me encontraba bien clasificado y quería terminar lo más arriba posible. Al final de la milla de la montaña pensaba que me había auto convencido de que, debido a la baja visibilidad y el cansancio que acumulaba, lo sensato era bajar el ritmo y terminar las cinco o seis millas que me quedaban para terminar la carrera de la forma más segura y tranquila posible y así mantener mi 19ª posición hasta la bandera cuadros.

 

Hay una curva a derechas llamada Casey's que resulta estar justo antes de la de izquierdas llamada Black Hut que a su vez es la anterior de la famosa Verandah (donde la famosa caída de Conor Cummings), y que tiene una pequeña casita refugio en la parte izquierda para los banderas y un bordillo pintado de blanco y negro en la salida de la misma. Aquí arriba tenéis una foto para que os situéis, está tomada en sentido contrario al que se rueda en el circuito, lo que indica la flecha y la línea roja de la trazada que tome 'equivocadamente'.

Para el momento en el que me acercaba a esa curva pensaba que había aceptado mi propio predicamento de no ponerme en problemas en las últimas millas que quedaban de la carrera, pero, extrañamente, mi mano derecha no parecía actuar en consecuencia. El cansancio empezaba a hacer mella y, aunque mi mano derecha seguía manteniendo el gas completamente abierto, me di cuenta rápidamente de que estaba fuera de la línea correcta para acometer la mencionada curva, ya que me encontraba en mitad de la carretera cuando tendría que haber estado en la parte izquierda de la misma. Como digo, el cansancio y la pocas visibilidad, ya que llevaba la pantalla completamente cubierta de mosquitos, eran dos factores que me tenían que haber prevenido de tomar la decisión que estaba apunto de decidir. Pensé "bueno, si normalmente en esa curva siempre dejo un espacio de 1 m a la parte interior en la que solo parece haber unos pequeños montículos de tierra con hierba, puedo esta vez usar un poco de ese espacio para compensar que estoy un poco fuera de trazada y así mantener mi velocidad de paso por curva sin comprometer la salida y no meterme contra el bordillo exterior saliendo de la misma". En la siguiente foto tenéis lo que se ve a la salida de la curva en el sentido de giro del circuito.

 

 Todo esto ocurría en décimas de segundo, como se puede imaginar, así que la decisión incorrecta fue tomada instantáneamente. Me fui hacia el interior de la curva bastante más adentro de lo normal pero estaba todavía en el asfalto y, a pesar de la posibilidad de barrer un poco con mi rodilla la hierba y la tierra, estaba consiguiendo pasar por la curva y aproximadamente en el ápice de la misma ya encaraba la salida cuando de momento escuché...

Boom! Levantar un poco de polvo y tierra con la rodilla nunca había tenido ese sonido...

Así que como digo, cuando estaban en interior de la curva en el ápice ya empezando a encarar la salida escuché ese sonido tremendo y no te el movimiento que desestabilizó la moto lo suficiente para que dirigiera de frente a chocarme contra el bordillo que había a la salida y consecuentemente la montaña. Instintivamente conseguí mantener la moto en el último centímetro de asfalto que quedaba y salvar la caída tras lo cual, inmediatamente, empecé a notar un dolor y un bloqueo que me subía de la cintura hacia arriba mientras eche un vistazo a la pierna derecha y constante de que la rodilla y mi tobillo estaban cada uno mirando para un sitio diferente...

"Bueno, te has destrozado la pierna. ¿Y ahora qué? Bueno, el siguiente pensamiento no fue exactamente la respuesta a esa pregunta si no... ¡madre mía, no, no, no, no voy a poder terminar la carrera! ¡No por favor!

Al tiempo que me empezaba de sangrar y me bloqueaba tenía que pensar que hacer si directamente tirarme al suelo, con lo cual hubiese posiblemente perdido la pierna, o intentar pararme de alguna manera usando la pierna que me quedaba bien en la posición en la que me encontraba en la moto que no era precisamente sentado correctamente y centrado en la misma, además de con las pocas fuerzas que me quedaban después de una carrera en el TT de la Isla de Man a cinco vueltas y a una media de más de 200 km/h. Estaba acercándome ya a la curva Black Hut cuando conseguí ir bajando de marchas meterme en la hierba contar 123 Y poner mi pie izquierdo en el suelo y desconectar el encendido de la moto. Después, uno de esos pensamientos que quizá alguien pudiera pensar que no tendrían que venir la uno en ese preciso momento, 'bueno, ya está, se ha acabado, no vas a terminar la carrera, tampoco vas a terminar este TT, y casi seguro que es el final de tu carrera aquí en la Isla de Man. Lo has hecho lo mejor que has podido, pero hasta aquí has llegado"

 

Los banderas de la curva Verandah, la que hay justo después de Black Hut donde yo me detuve, eran los que estaban más cerca de mí pero ellos no me podían haber visto golpear con nada y simplemente pararme cuando entré en su radio visual y me puse a agitar la cabeza de arriba abajo golpeando el tanque de la moto de dolor. Pero claro, ellos, con la distancia, pensaron, con lógica, que se trataba de simplemente la rabia por posiblemente haber roto el motor. Cuando estuvieron lo suficientemente cerca de mí y pudieron oír mis quejidos de dolor y mi llamamiento de auxilio ya que me estaba desangrando, aceleraron la marcha e informaron a la dirección de carrera de que yo no parecía necesitar el camión escoba para recoger mi moto sino inmediatamente la ayuda medicalizada por helicóptero para salvarme la vida. A partir de ese momento tuve la maravillosa actuación de los banderas, dirección de carrera, los médicos que me dieron el primer auxilio antes de subirme al helicóptero, el hospital de la Isla de Man, el piloto que me llevó en avioneta de urgencia el día siguiente al hospital de Liverpool y por supuesto todo el equipo de médicos de aquella ciudad inglesa que fueron capaces de recomponer lo que parecía un puzzle imposible. Agradecido a todos ellos para siempre.

Bien, lo que me pasó a partir de ese momento ya creo que lo he contado en alguna otra ocasión y no es interesante para el propósito de esta entrada en mi blog, pero solo diré que me ha costado cuatro años volver a ser persona y ponerme de nuevo encima de una moto compitiendo de nuevo en el circuito de la montaña, lo que realmente nadie en ningún momento pensó que fuera posible que ocurriera. La mía ha debido de ser una de Los accidentes más graves ocurridos en la Isla de man de un piloto que no llegó a caerse de la moto.

   


Durante todo este largo tiempo he intentado pensar en que podría haber yo golpeado ahí para destrozarme la pierna de esa manera, para mí, en todas las veces que pasé por esa curva en mis carreras, no había nada que se pudiera golpear para que me pudiese haber hecho el terrible daño que me  produje. Aquí en esta foto siguiente tenéis una visión a unos 15 m de el interior y lo que hay en esa curva.

 

Durante este tiempo he hablado con muchas personas de la Isla de man y que tienen con mucho conocimiento del circuito y también con dos de los pilotos que posiblemente tienen más experiencia y conocen cada centímetro del mismo, como son mi amigo David Madsen Mygdal y el rey de la montaña John McGuinness. Ninguno de ellos era capaz de adivinar que podría haber ahí y que me hubiese cansado ese tremendo daño, y es que, en realidad, el peligro estaba escondido y al acecho de que llegase alguien para descubrirlo. Era muy difícil saber qué estaba ahí a no ser que específicamente fueras a la curva a buscarlo, como yo he hecho ahora en esta ocasión durante este TT 2017 en mi vuelta a la isla, y mucho menos que nadie fuera capaz de verlo cuando pasa con la moto a más de 200 km/h por esa curva.

Por lo que, evidentemente, yo tenía una deuda pendiente aparte de conseguir recuperarme al máximo y volver a la situación donde me encontraba cuando cometí ese error, cuál era investigar qué fue realmente lo que de golpe A que el 2 de junio que casi acaba con mi vida o me deja totalmente inválido para siempre.

 

Exactamente cuatro años después de aquel accidente fui personal y físicamente a aquella curva para esclarecer lo que ocurrió. Cuando lo descubrí lo entendí todo de inmediato. Prácticamente me caigo al suelo al verlo porque mentalmente sentí todo el dolor que sufrí en aquella caída, y en los cuatro años de recuperación, todo a la vez pero condensado en un segundo, en una imagen, en una sensación al ver y descubrir contra lo que impacté mi rodilla a más de 200 km/h. Cometí un error, sí, pero contra un peligro oculto y desconocido del circuito.

 Lo que golpeé, y que hasta he encontrado con la marca de mi rodilla en la parte superior, es una especie de lámina de hormigón de unos 10 cm de ancho y unos 40 de alto por 1 m de largo que está escondida y clavado en ese montículo de tierra con verde que jalona el interior de esa curva. En un circuito con miles de peligros yo tuve que encontrar uno de los más escondidos. Vete tú a saber el tiempo que llevará ahí y la razón por la que se pusiera, pero lo único que sé es que ha tenido que llegar este españolito para descubrirlo, será por nuestra herencia de descubridores...(en qué mala hora)

 

Escribo esta entrada en mi blog, que primero publiqué en inglés para que los que tienen poder para mejorar esta situación tuvieron la información en primer lugar, con la ilusión de que pueda servir de ayuda para mejorar, aunque sea un poquito, la seguridad de el que, por otro lado, es el circuito más fascinante y embriagador en el que cualquier piloto de motociclismo pueda soñar, pero para que sea un poco menos peligroso, por siempre jamás. 

Meses después de publicar el post que has leído más arriba, el 17 de agosto de de 2017 recibo un mail de una Marshall del TT que se ha preocupado por solucionar el tema. Kate Bandit Young ha subido a la montaña e intentado limpiar la zona para eliminar el mojón. De momento sólo ha conseguido hacerlo más visible y eliminar unos hierros (supongo que ferralla) que tenía adheridos. Además lo ha pintado de blanco. Kate dice que va a buscar ahora un martillo grande y volver a la montaña para intentar eliminar todo lo que pueda. Ninguna noticia de que el organizador ni el director del evento hubieran hecho nada al respecto desde prácticamente el inicio del TT cuando les di a conocer el descubrimiento. Suerte que nadie se ha dejado allí otra pierna aún. Os dejo la foto que me ha mandado. ¿Ahora da mucho más miedo, verdad? 



En junio de 2017, 4 años después del accidente. Volví a pasar por la misma curva, a la misma velocidad y en la misma prueba, de manera que doy por pagada mi penitencia por aquel error que cometí buscando la gloria. Soy feliz de haberlo conseguido, por mí y por tantos que ni siquiera han podido tener o alcanzar esa segunda oportunidad. 

La ‘victoria’ más grande de mi carrera deportiva.



Antonio Maeso
Isla de Man
2 de Junio de 2017

Pictures: Antonio Maeso, Barry Clay, Google Earth,