Blog Archive

Monday, May 30, 2016

Expediente "TT" equis

Bueno, ha llegado el momento. El TT de la Isla de Man echa a andar mañana y yo estoy tomando el sol del desierto al sur de España. Una situación cuando menos diferente a la que he tenido en los últimos años, sin contar los del accidente, por supuesto. El caso es que, aunque el objetivo mío para este año era volver a subirme la moto y hacerlo en una carrera que me gusta tanto como la North West 200, quedaba la posibilidad de poder hacer también el TT de la Isla de Man y cerrar completamente ese pasado oscuro de estos últimos 3 años tras el accidente. Como muchos me han preguntado qué porqué no voy a la Isla de Man y otros se han dado cuenta que estoy inscrito y aparezco formalmente en el programa del evento de este año pero no estoy allí, intentaré brevemente explicar la situación. Todo empezó con una conversación con el organizador del TT de la Isla de Man en la que acordamos hacer una vuelta a las carreras comedida en la cual pondría en pista mi super twin y ellos se encargarían de encontrarme asiento en una moto eléctrica para el TT Zero, sugiriéndome que en principio me pusiese en contacto con la federación para conocer de primera mano cómo estaba mi situación en este aspecto para poder volver a la Isla de Man. Aproximadamente en febrero fue cuando solicité la renovación de mi licencia británica para rehabilitarla de cara a mí vuelta a las carreras en 2016, pase la pertinente revisión médica y me fue concedida la autorización para obtener la nacional e internacional FIM. Para correr en la Isla de Man se requiere, además, una licencia de la Montaña especial para la cual hay que justificar el haber estado compitiendo en los meses anteriores a la prueba. Como lógicamente he venido de la lesión que todos conocéis, no he estado compitiendo pero sí que preparé un programa de intensificación de mis entrenamientos durante todo el principio de año lo que, unido a mi participación en la North West 200 debía the haber sido más que suficiente para que mi caso entrara en las excepciones que la propia normativa de la licencia de la montaña reserva a pilotos en activo que vuelven a la competición tras haber sufrido algún accidente, situación de la que otros pilotos en el pasado se han beneficiado, con lógica. Una cosa es no estar compitiendo porque no quieres y solo pretendes hacer ese tipo de carreras únicas para las cuales, entonces, puede ser que no estés física y mentalmente preparado, y otra bien diferente es haber estado lesionado precisamente por jugarte el tipo al máximo intentando conseguir resultados en estas carreras. En fin, el hecho es que yo realicé el escrito al Comité de la Federación adjuntando las pruebas y explicando el proceso de entrenamiento así como el calendario de participación en cuatro carreras de la North West 200 antes de ir a Man, todo como me pidieron y me sugirieron que lo hiciera. A lo cual me contestaron que en principio no debería de haber ningún problema y que cuando se reuniera este comité de licencias del TT me informarían. Dos meses después y a un mes vista de la carrera de la Isla volví a ponerme en contacto con ellos y me dijeron en la Federación que toda la información estaba remitida al comité y que tan pronto se reunieran me dirían algo. Al mismo tiempo, a ese mes vista de mi carrera de vuelta a la competición en Irlanda, me iba dando cuenta de que el presupuesto no era capaz ni de medianamente conseguirlo, no sólo ya para participar en la Northwest sino mucho menos para poder ir a Man, con lo cual, mis deseos se desvanecían a pesar, e independientemente, de lo que ocurriera con la licencia de la montaña. Pero sigo contando el caso, porque ese último detalle que doy al final del párrafo anterior es simplemente una información personal que por supuesto en su momento quién fuera responsable de emitir esa licencia o de mover el caso hacia delante no conocían ni tenían por qué. Pasó el mes y nadie se puso en contacto conmigo para comunicarme ningún tipo de resolución excepto la secretaria de la Federación que me llamó hace un par de días para que le confirmará mi baja de la inscripción del TT de la Isla de Man 2016, a lo cual ella misma se sorprendía por el hecho de que el Comité no me hubiera dado respuesta a la solicitud para obtener la licencia de la montaña. Lo cierto es que el último día de carreras en la North West 200 definitivamente dije adiós a cualquier posibilidad de bajar a Man ya que ese día era el último momento en el cual remotamente podría haber conseguido que alguien me llevara la moto a la Isla de entre los equipos que había allí en Irlanda y que la mayoría bajarían a Man. Ha sido un episodio que ahora veo como una curiosidad ya que, repito, la isla no era mi objetivo principal para esta vuelta, ni mucho menos, sin mencionar las otras dificultades que antes describía, pero sí que da una perspectiva de lo complejo de correr en este tipo de carreras y también del incomprensible desinterés que han tenido, en general, la federación inglesa y el organizador en que el caso saliera adelante. Que cada uno saque sus conclusiones que yo nada más consiga traerme mi moto de UK me pondré a trabajar en la Northwest 200 2017, qué de sueños se vive, y qué Mulder y Scully descifren el entuerto porque yo, la verdad, no le encuentro sentido en el mundo real.





No comments:

Post a Comment

Estimado visitante de mi blog, Deja tu opinión o comentario para que todos podamos beneficiarnos de manera positiva y construir ideas enriquecidas de los temas tratados. Gracias de antemano.

Loading...